Una mujer determinada

Eran su voz y su mirada lo que hacían ver que tenías delante a una mujer determinada, con criterios propios. Destacaba por su responsabilidad en los estudios y por la madurez con la que se planteaba la vida. Sabía lo que quería. Y aunque era inteligente, en su trabajo era tenaz y dedicada, mostrando consciencia del esfuerzo que sus padres hacían con enviarla a estudiar a Madrid en un colegio mayor. Era abierta en sus relaciones, heterogénea. Sus amigas eran diversas porque creía que toda persona aportaba riqueza. Era leal y sincera, profunda en sus diálogos. Así la vimos cuando llegó al MARA para comenzar su ingeniería en la Universidad Politécnica. Participó en el grupo de fe y en el certamen de coros, además del taller de guitarra.

Mujer científica

Decía que nuestro colegio mayor le había gustado porque encajaba con su perfil. Nunca se desligó de nosotras, quizá por la convivencia que hicimos con un grupo de colegialas en Fuengirola, quizá por los diálogos profundos en los que ella desvelaba su insaciable curiosidad y la profundidad de su espíritu. La relación continúo a pesar de sus mil compromisos con su profesión, como lo vemos reflejado en su impresionante curriculum: Máster en Ingeniería Eléctrica (2012) y Doctora en Ingeniería Eléctrica con Mención de Doctor Internacional (2015) por la Universidad Politécnica de Madrid. Desde 2010 a 2014 fue miembro del grupo de Generación Eléctrica con Energía Eólica (GELEO) de la misma UPM. Desde 2014 trabajó en el grupo de Redes Inteligentes y Almacenamiento Energético de TECNALIA, donde participó en varios proyectos de los programas europeos H2020 y financiación privada.

 

Habiendo terminado la carrera, se le detectó una enfermedad de difícil pronóstico. La afrontó con gran fortaleza interior y ecuanimidad. Luchando con pasión porque quería vivir.

 

Mujer educadora

A pesar de los reconocimientos académicos y profesionales, su sencillez en el trato la hacía especialmente cercana y fácil de abordar. No quería deslumbrar, quería transmitir. Quizás por ello, tenía una gran dedicación a los jóvenes, como profesora en la Escuela Superior de Ingenieros, comprometiéndose, también, con el colegio mayor en distintos eventos.

Organizó e impartió un seminario sobre energías renovables, una de sus líneas de investigación. También impartió una conferencia de apertura académica de curso sobre la mujer y la ciencia, denotando su pertenencia al grupo de afinidad Women in Engineering (WIE) de la Sección Española, de la que fue presidenta y tesorera. Recientemente, participó en la mesa redonda sobre networking organizada por Alumni Mara.

 

Querida Julia, por tu profunda humanidad, por tu alegre vitalidad, por tu amor a la ciencia, por tu fe en búsqueda incluso en las horas oscuras, gracias.