Mujeres que eligen mujeres para que las representen. Mujeres que animan mujeres en el desarrollo de sus competencias. Las que escuchan confidencias y aconsejan en los momentos de incertidumbre. Las que son cómplices de secretos y consejeras de imagen. Mujeres líderes en la historia. 

En el día de la mujer, ser parte de un colegio mayor femenino parece que todas las cualidades destacan para reanudar nuestra convicción en la igualdad y alentar el desarrollo de todas las capacidades de las mujeres.

Deseamos que las colegialas de nuestro mayor tomen decisiones asertivas para ellas mismas y su crecimiento personal, que crezcan en apertura y aprecio por otras formas de pensar a través de la convivencia intercultural. Alentamos su esfuerzo y dedicación a los estudios y actividades que emprenden. Buscamos que desarrollen todas las capacidades y competencias desde una visión pluridisciplinar y que sepan tener una visión de la realidad lo más comprehensiva y profunda posible.

En nuestro ideario, la mujer ocupa el centro de nuestra misión: Promover la formación general de las jóvenes universitarias con el fin de que sean mujeres líderes y comprometidas con la sociedad.

Sin embargo, sabemos que la situación de las mujeres no es para todas igual. Que hay muchas para las que su género es sinónimo de mayor trabajo, de menos oportunidades de educación y de discriminación.

Por ello, el compromiso ético con la sociedad es esencial a nuestro ideario. Porque las personas comprometidas con la realidad más sufriente, desde un ejercicio profesional, no tenemos duda, hará que la humanidad avance un poco más hacia la equidad, la justicia y la paz. ¿Utópico? Tal vez, como utópico es el Evangelio.