Ya se respira la Navidad en el Mara…

Ya se respira la Navidad y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad
Ya se respira la Navidad y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad

Nuestra Amiga invisible está presente… porque la sentimos, pero no la vemos. Al fondo del pasillo, en la biblioteca, en alguna de nuestras salas de estudios… Tu Amiga invisible sabe desvanecerse y hacerse eso precisamente «invisible».

La Navidad y, para qué engañarnos, los exámenes cuatrimestrales que están a la vuelta de la esquina. A éstos dedicaremos un post en breve. Hoy preferimos quitarnos presión de encima y centrarnos en un aspecto más lúdico, la Amiga invisible.

Ya se respira la Navidad y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad
Ya se respira la Navidad y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad

La Amiga invisible es una tradición navideña en el Mara.

Hace piña entre las colegialas. Relaja sus rostros tensos previos a los exámenes. Te hace sentir por otra persona y pensar en su nombre. Y por «en su nombre» no nos referimos a cómo se llama. Al contrario. Es un ejercicio de empatía en el que una colegiala se mete en la piel de otra y piensa qué detalle la agradaría. Regalar es regalarte. Siempre hay que regalar pensando en quien recibe el regalo, no en quien lo hace. Pero te regalas. El tiempo es oro y para preparar el regalo para tu Amiga invisible te tomarás tu tiempo, meditarás, sopesarás y lo harás.

Todo eso es la amiga invisible en el Mara.

Es hacer nuestra la magia de la Navidad y regalar lo que de verdad regalan nuestras colegialas entre ellas: amor y felicidad.

Ya se respira la Navidad y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad
Ya se respira la Navidad en el Mara y también los exámenes cuatrimestrales, pero preferimos quedarnos con la Amiga invisible a las puertas de la Navidad